miércoles, 4 de marzo de 2009

Pequeños detalles

La semana pasada confeccioné para mis peques un par de baberos con sus iniciales. Están aprendiendo las letras y a cada momento me comentan que el nombre de uno empieza con "t" de tortuga y el del otro con "j" de jirafa... Aprovechan la mínima oportunidad para buscar en cualquier palabra "sus letras". Así que no me lo pensé dos veces. Al menos, ahora, no habrá duda de quién es cada baberito.

También me dediqué a hacer un pequeño ejercicio con la máquina de coser, con este corazón que ahora cuelga del tirador del armario de un baño de mi casa. Estuve usando la puntada decorativa y probando hilo de acolchar, algo más grueso que el de coser las costuras. La verdad es que me agradó la experiencia y seguro que repetiré.