lunes, 17 de diciembre de 2012

Luz de Belén

El tiempo pasa rápido y ya sólo queda una semana para que termine el período de Adviento.

En este tercer domingo ha llegado a nuestro hogar una invitada especial, la Luz de Belén.

Venida desde el lugar donde cuentan que nació Jesús, acudimos a recibirla y compartirla en familia, con vecinos y compañeros de colegio.

Y nosotros, de una forma simbólica, la trajimos, en una vela, hasta nuestra casa.




En la tarde, encendimos las tres velas de nuestra "no corona" (este año hemos reciclado frascos de yogurt, piñas y una sencilla bandeja).




Y también lo celebramos de un modo mucho menos "espiritual", compartiendo un bizcocho en forma de estrella... Ya sabéis que lo mío con los moldes es puro vicio y, esta vez, le toco el turno a uno fabricado en cerámica alsaciana.
 
 
 
 
 


Para la masa, esta vez probé la receta del Baileys Bundt Cake de Wholekitchen y... mmm... "directamente al espacio estelar".


¡Os animo a probarla!


¡Feliz semana a tod@s!
Posted by Picasa

jueves, 13 de diciembre de 2012

Springerle




Elaborar "Springerle" es un verdadero placer.
Es como hacer pequeñas obras de arte comestibles.
Y, realmente, no son difíciles, aunque sí laboriosas.

El origen de este tipo de galletas se remonta a la Edad Media y tiene lugar en el sureste de Alemania, en la región de Baden-Wurtemberg y en Alsacia (actualmente, perteneciente a Francia).

"Springen" significa "saltar", ya que se supone que la masa debe saltar del molde, dejando éste marcado el dibujo que representa.
Los moldes, tradicionalmente, son fabricados en madera. También los hay fabricados en cerámica, y actualmente, incluso en metal o en plástico.
En cualquier caso, cada molde, representa una pequeña obra de arte.

Los Springerle no sólo se elaboran en la época de Adviento y Navidad, puesto que existen motivos para cualquier época del año.



 
 
Varias características hacen especiales estas galletas:

En Francia se dice que están elaboradas con masa de Pan de Anís, puesto que su gusto caracterísico proviene del anís que se utiliza en su elaboración, y que se cultiva en Alsacia desde hace varios siglos.

Tras la cocción, si la galleta está bien elaborada, debe apreciarse lo que se llama "pie" y que es un abombamiento en la base de la galleta.

Y lo más importante... (como aquí no se me oye, lo escribiré en mayúsculas):
 
LOS AUTÉNTICOS SPRINGERLE NO LLEVAN MANTEQUILLAAAAAAAAAA!!!!

Existen multitud de buenísimas recetas de estas galletas, y utilizar mantequilla en la masa no es "pecado mortal" ni nada parecido, pero, digamos, que esas recetas están un tanto "adulteradas".
¡Ya está! ¡Que tranquila me he quedado!



Y ahora os doy la receta.

Ingredientes:


2 huevos o 100 gramos de huevo.
150 gramos de azúcar.
1 paquete de azúcar avainillada.
270 gramos de harina de trigo.
1 punta de cuchillo de levadura química.
5 gramos de anís en grano.



 Elaboración:

Romper los huevos en una cacerola y añadir el azúcar y el azúcar avainillado.
Calentar y mezclar con la ayuda de unas varillas hasta que la mezcla alcance unos 50 grados centígrados. Después verter esta mezcla en un recipiente para batidora eléctrica.
Batir durante unos 10 minutos, o hasta que la masa doble su volumen.

Tamizar la harina y la levadura e incorporar los granos de anís, mezclando lo todo con los huevos batidos.

Extender la masa hasta que ésta tenga un espesor de 1 cm.
Enharinar abundantemente, para que la masa no se pegue a los moldes.

Apoyar el molde firmemente sobre la pasta para que ésta quede bien marcada.

Cepillar la masa con un pincelito para retirar la harina sobrante.

Cortar la masa con un cuchillo o con un cortapastas.


 
 
Es habitual, en esta época del año, realizar un pequeño agujero antes de la cocción de la galleta para, después, pasar un hilo o cinta y colgarla del árbol de Navidad.



Disponer las galletas sobre una placa recubierta con papel para horno o sobre una hoja de silicona.

Dejar secar las galletas durante 24 horas (si, 24), a temperatura ambiente, en un rugar seco y sin corrientes de aire.

Precalentar el horno a 160 grados y cocerlas en la parte baja del horno de 12 a 15 minutos (dependiendo del horno)

Deben quedar blancas.

Para conservarlas, mejor en una caja metálica y, si es posible, dentro del frigorífico.
 
Posted by Picasa

domingo, 9 de diciembre de 2012

Hace una semana...


... comenzó el tiempo de Adviento.
Tiempo de reflexión y de renovación.
Tiempo de espera y alegría.




Hace una semana helaba, y el campo nos regalaba, todavía, una infinita variedad de verdes y ocres.
El mismo lugar, una semana después.
El campo se cubre de un manto blanco, y nos ofrece un paisaje monocromático.




Tiempo de calma, de vida interior... y de gélida diversión. 
 
 


 


Comienza un tiempo de recogimiento en el hogar... dejaremos las excursiones hasta la próxima primavera.

¡Feliz domingo!
Posted by Picasa

lunes, 3 de diciembre de 2012

Gengenbach

Si algún día no me encontráis, buscadme en Gengenbach.
 
Esta población de Selva Negra me tiene enamorada. Y qué decir de sus alrededores.
Para mí, es una delicia recorrer sus calles y disfrutar de la tranquilidad de las mismas, de esas casas de cuento, de sus proximidades en las que disfrutar de la naturaleza en calma.
Tomar un pedazo de tarta y un café en cualquiera de los lugares que esta villa nos ofrece...
 
Me enamoré de Gengenbach a principios del otoño, pero, en Adviento, es aún más bonita.
Las 24 ventanas de su Ayuntamiento conforman un calendario de Adviento y, cada día a las 6 de la tarde, se descubre en una de ellas una reproducción de una obra pictórica.
 
Es un placer recorrer su mercado de Navidad, sencillo y original, muy artesanal... eso sí, bien abrigaditos, que hace un frío que pela.
 
¿Venís conmigo?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

domingo, 2 de diciembre de 2012

Riquewihr

Además de en Estrasburgo, el Adviento se vive con las misma intensidad en todo Alsacia. Cualquier pueblecito, por pequeño que sea, tiene su popio mercado de Navidad, aunque sea por uno dos fines de semana.

La semana pasada, siete días antes de comenzar el Adviento, abrieron sus puertas buena parte de estos mercados, y, aprovechando la buena temperatura que hacia, decidimos encaminar nuestros pasos hacia Riquewihr, una bellísima población dentro de la ruta de los vinos de Alsacia y una de las más visitadas durante todo el año.

Os dejo algunas imágenes de sus calles, llenas de turistas, aroma a vino especiado y decoración navideña.
¡Que disfrutéis del paseo!


 

 




 
 

 

 
 
 
   
 

 

 

 

 
 
Posted by Picasa

sábado, 1 de diciembre de 2012

Muñeco de San Nicolás o Manele

 


El hombrecito de San Nicolás, o Manele en Alsaciano, un bollo con forma de muñequito típico del Adviento en Alsacia. también pueden encontrarse en regiones próximas de Francia y Alemania, donde toma un nombre diferente.
La tradición marca que éste se debe tomar el día de San Nicolás, acompañado de un chocolate caliente.  
Algunas de sus versiones añaden a la masa pasas o pepitas de chocolate.
Si queréis más información... ya sabéis, Santa Wikipedia os la ofrece gratuitamente.
 
Aquí puede encontrarse en cualquier panadería desde hace un par de semanas, y su elaboración y consumo se extenderá durante casi todo el Adviento.
 
Como muchos sabréis, en Francia, los miércoles no es lectivo. Muchos de los niños dedican parte de este día a realizar actividades extraescolares y a recuperar fuerzas (al contrario que sus padres).
Esta semana se presentó lluviosa y más bien fría, muy apropiada para hacer unos Manele en casita y disfrutar de un chocolate calentito.


 


Aquí os dejo nuestra receta.

Ingredientes:
 
250 gramos de harina de pastelería.
40 gramos de azúcar.
5 gramos de sal.
1 huevo.
15 gramos de levadura de panadero.
80 gramos de leche.
60 gramos de mantequilla.
 
Otros ingredientes:
 
1 huevo para dorar la masa.
Pepitas de chocolate o pasas.
 
Elaboración:
 
Mezclar en un bol la harina, el azúcar, la sal, la levadura, el huevo y la leche.
Amasar hasta que la pasta esté lisa y uniforme.
Entonces, añadir la mantequilla a temperatura ambiente.
Mezclar de nuevo hasta que la masa resulte de nuevo lisa y homogénea.
 
Cubrir la pasta y dejar que doble su volumen en un lugar cálido y resguardado de corrientes de aire.
 
Cuando haya levado, volcar la masa sobre el lugar de trabajo enharinado.
 
Hacer bolitas de 45 a 60 gramos. (Con estas cantidades de ingredientes se obtienen 9 o 10 bolas).
 
Aplastar cada trozo de pasta y replegar los bordes hacia el centro formando una bola.
A continuación, dar forma "de zanahoria" a cada bola.
La parte más ancha formará la cabeza del muñeco con nuestras manos.
 
Colocar los trozos de masa sobre una placa engrasada.
Formar el resto del cuerpo cortando la masa con unas tijeras.
 
Decorar cada muñequito con pepitas de chocolate o pasas.
 
Cubrir los muñecos hasta que doblen de nuevo su volumen. Entonces, bañar cada uno de ellos con huevo batido para que se doren al hornearse.
 
Hornear en el horno precalentado a 180 grados, durante 15 minutos, aproximadamente.

 

Espero que os gusten tanto como a nosotros.
Y feliz San Nicolás!!!