viernes, 10 de junio de 2016

L'art du fil


Éste es el nombre de la exposición que, desde finales de mayo de 2014 y hasta fin del año 2019, se puede visitar en el Ecomuseo Textil de Wesserling.

Se trata de una exposición dedicada a recorrer la historia y el modo de trabajo de la famosísima marca de hilaturas DMC, cuya fábrica, durante muchísimos años, se estableció en Mulhouse, en mi amadísima Alsacia.

Fue a principios de agosto de 2014 (sí, lo sé... han pasado casi dos años y lo publico ahora) cuando mi pequeña familia y yo, aprovechamos el viaje de regreso definitivo desde Estrasburgo a España para visitar la exposición (después de pasar unos agotadores días entre cajas de mudanza y pañuelos de papel (quienes han vivido una experiencia similar me entenderán)).


La exposición tiene lugar en la antigua factoría de tejidos de Wesserling, enclavada en un lugar idílico, y donde se pueden visitar otras exposiciones (de las cuales os hablaré otro día) muy interesantes.


En ella se pueden conocer los orígenes de los materiales con los cuales se fabrican los diferentes tipos de hilo, así como su proceso tradicional de fabricación.


La muestra hace también una presentación de sus productos y cómo ha evolucionado su presentación a lo largo del tiempo.



En ella se pueden contemplar auténticas obras de arte, como los "Cadre Noirs", los cuadros negros que muestran preciosos bordados realizados mediante diferentes técnicas en la escuela-taller de Thérèse de Dillmont, quien, en el siglo XIX, se comprometió mediante contrato con DMC, a no casarse para trabajar para DMC... parece que sí lo hizo, aunque en secreto.

Se conservan entorno a 15.000 muestras de bordado dispuestas en unos 350 cuadros.
Gracias a esta dama, excepcional bordadora de la época, hoy podemos disfrutar de "L'Encyclopédie des ouvrages de Dames" (algo así como la biblia de las bordadoras), publicado en 1886.
Es uno de mis libros de labores más apreciados, con un lugar de honor en la biblioteca de labores de mi casa... otro día os hablo de ella.


Uno de los apartados de la exposición que más me gustó fue el dedicado al "Fil d'Alsace", ese rojo tan típicamente alsaciano que se utilizaba para marcar la ropa de hogar.
Era costumbre antiguamente, cuando las mujeres hacían la colada en los ríos y en los lavaderos públicos y secaban sus prendas, que bordaran en rojo sus pertenencias para reconocerlas con facilidad.
También era costumbre utilizarlo en las escuelas para bordar las letras así como para aprender a leer y a escribir.


Como curiosidad os diré que este hilo era mate hasta el 1850. En aquel momento el hijo de uno de los fundadores trajo desde Inglaterra un nuevo tratamiento químico, el mercerizado, con el que conseguía dar al hilo de algodón el brillo y la suavidad que tanto deseaban las bordadoras.
Este hilo inventado por DMC es el famoso Mouliné Especial, conocido en el mundo entero y elaborado a partir de fibras extra largas, obtenidas a partir del mejor algodón egipcio, compuesto por 6 hebras divisibles para ser usado según la necesidad de la persona que lo borda.



Otro dato curioso: los hilos rojo 666 (rojo Navidad) y el 321 se encuentran entre los hilos más vendidos para bordar.


Se trata, en fin de una exposición interesante y amena apta para todas las edades y gustos.
Como veis, incluso invitaba a echar unos puntillos en una muestra tricotada por todos los visitantes a modo de libro de firmas.


 ¡Espero que os haya gustado la entrada de hoy!


Estad atentos, porque pronto espero seguir contándoos más cosicas de nuestra visita a Wesserling.




martes, 7 de junio de 2016

De gerberas, bolsas y otras hierbas



Ya está aquí el mes de junio y con él un importante cambio de ritmo en mi vida cotidiana.
Los niños ya no asisten a la escuela por la tarde y tengo que hacer malabares  (calamares, como decía el más pequeño de mis tesoros) para poder dedicarme a todo aquello que considero importante... incluida una pequeña siesta tras la comida!





A partir de ahora y hasta septiembre, mi ritmo de trabajo se reduce de forma considerable, pero, aún así ,aquí os traigo algunas fotos de mi nueva bolsita, floreada y "Tilda Style" al máximo, terminada durante el pasado mes de mayo, y de la cual pudisteis ver algunos avances en el perfil de Facebook.


Aún no había encontrado un proyecto que considerara idóneo para utilizar estas preciosas "Floribundas".

Así que esta bolsa "para lo que queráis" (pan, flores, meriendas, madejas de lana...) me pareció perfecta para ellas.


Salpicada de pequeños detalles, incluida la rosa que nos propone Francesca Ogliari en su última revista, le dan un aspecto romántico y delicado.


Creo que se va a convertir uno de mis "imprescindibles" de este verano.


¿Os gusta?
¡Espero vuestras opiniones en el apartado de comentarios del blog!

sábado, 28 de mayo de 2016

Me llamaban "Maricajas"

Bueno, este es uno de los sobrenombres que me da mi querido compañero de la vida... sí, lo reconozco, estoy loca por las cajas, cajitas, latas, latitas, sobres, papeles de regalo...
Y, como no, esto se tenía que notar en nuestra tienda online.

Hace unos días os contaba en el perfil de
Facebook que estaba preparando nuevas presentaciones de nuestras telas más coloridas.

¡¡¡Pues ya las tenemos aquí!!!

Por si aún no lo sabíais, nuestras telas "Tante Ema" superan los más altos estándares de calidad en fabricación de telas de algodón destinadas a la confección de creaciones de Patchwork y Costura Creativa.
Diseñadas y fabricadas en el corazón de Europa, llegan a nuestras manos directamente de manos de su creadora, Emanuela Peché.
Únicas en España y archiconocidas en Centroeuropa, "Entretelas y Algodones" os presenta un nuevo formato de estas deliciosas telas.

Y hoy os proponemos nuestras
"Wooden Boxes",  o cajas de madera.
Ideales para guardar pequeños útiles de costura, rematadas con un romántico corazón.


"Living Lovely Wooden Box" está formada por cinco Fat Quarters en tonos verdes, blancos y rosas. Romántica y alegre, es una colección llena de pequeños detalles.


"Happy Mushroom Wooden Box" contiene tres Fat Quarters en tonos rojos y verdes. Intensos y alegres colores, ideales para un día de pic-nic.


"Fly With Me Wooden Box" contiene cinco Fat Quarters en tonos azules, verdes y rosas. Simpáticas y primaverales, perfectas para confeccionar bolsas, cojines, colchas, prendas de vestir...



También os presentamos nuestros
"Tin Cans". Pequeños cubos metálicos, que podéis utilizar como maceteros o cualquier otro destino que elijáis.


"Living Lovely Tea Tin Can" contiene siete (siete!) Fat Quarters, incluyendo dos deliciosos estampados con dulces motivos. Teteras, tacitas de té, frasquitos de mermelada... fantásticas para confeccionar mantelitos individuales, cubre-teteras...


"Fly With Me Tin Can" contiene la misma selección que su hermana cajita de madera.
¡La elección es vuestra!



Esperamos que os gusten tanto como a nosotros y que las disfrutéis al máximo confeccionando alegres y coloridas creaciones.

¡¡¡No os lo penséis mucho porque llegan a vosotros en "Edición Limitada"!!!

miércoles, 27 de abril de 2016

Proyectos Exprés

Quienes me seguís a través de Facebook sabéis que procuro realizar pequeños proyectos semanales o quincenales que, personalmente, me ayudan a mantener la motivación con los proyectos más ambiciosos.

No sé si os ocurre a vosotr@s. Me encanta hacer colchas pero, como suponen un proyecto a largo plazo, a veces tengo la impresión de no avanzar y de no obtener resultados. Estos proyectos a corto plazo me dan la inyección de energía necesaria para continuar con aquellos que necesitarán meses para ser finalizados.

Dos de esos pequeños proyectos son estas bolsas (bolsos, neceseres... depende del uso que le dé cada cual) confeccionadas con telas de diferentes colecciones de Tilda, disponibles en nuestra web, y algún que otro resto que andaba por mi "telateca".

Uno de ellos lo hice allá por el mes de enero. Cerrado con cinta o cordón, lo mismo lo podemos usar para guardar alguna pequeña labor, como para llevar la comida al trabajo. o la merienda al parque.



El segundo proyecto, más reciente, es un neceser con cierre de boquilla invisible (también disponible en nuestra web)

No era mi intención hacer un conjunto, pero con los restos de tela del primero pude hacer el segundo... ¡Costura de aprovechamiento!


Mediremos el contorno de la boquilla y cortaremos cuatro piezas de la mitad de la medida de ancho más el margen de costura, dos para el interior y otras dos para el exterior.

En cuanto a la altura necesitaremos tener en cuenta que al hacer el corte triangular de base (que será igual a la medida del lado más corto de la boquilla abierta) perderemos bastante... a gusto del consumidor.

En mi caso, para el exterior utilicé una pieza de unos 66 cms de ancho por uno 30 de alto, y lo mismo para el interior.

Si reforzáis la labor con una boata termoadhesiva finita, el resultado final será mejor.


En cuanto a las piezas donde insertaremos la boquilla, en mi caso, dos tiras de unos 34 centímetros de ancho por 7 centímetros de alto, dobladas por la mitad.  


Resulta práctico coser un par de pequeñas tiras de tela a modo de tirador para facilitar la apertura del neceser.






La colocación de la boquilla no es compleja y resulta rápida, puesto que no hay que coserla.

Tan sólo desmontarla de uno de los extremos e introducirla a través de las dos tiras correspondientes.
Volver a montarla ¡et voilà!






Una vez colocada la boquilla me pareció que le faltaba un poco de vida, así que aproveché algunos pequeños restos de tela para confeccionar una mariposa.









¿Os animáis?