sábado, 24 de mayo de 2014

Nadelwelt Karlsruhe


Que me encanta ir de feria de labores siempre que puedo, lo sabe todo el que me conoce. Como dice mi compañero de la vida: "Eso se llama pasión".
 
Ver lo se cuece en este tipo de eventos me vuelve loca. Me gusta conocer los gustos de la gente, en cuanto a labores se refiere, de cualquier parte del mundo.
Quien conoce este mundillo sabe de qué hablo. En Europa hay tendencias diferentes a las que existen en  Estados Unidos (no puedo hablar de América... qué se le va hacer. Gracias a ellos el Patchwork es lo que es hoy en día), o en Australia, donde también existe una enorme pasión por las labores de aguja.
 
Cuando descubrí la existencia de esta feria a menos de 100 kilómetros de donde vivo en este momento, no me lo pensé dos veces. Estaba demasiado cerca para no intentarlo, a pesar del idioma (que por más que piense la gente que "de los Pirineos pa'rriba" todo el mundo habla inglés, eso aquí no se cumple).
 
Estos germanos son los reyes en la organización de este tipo de celebraciones... (en España también lo hacemos bien, ¿eh?) Simplicidad, austeridad, buena organización...



 
Tomando el TGV que va hacia Múnich, el trayecto Estrasburgo - Karlsruhe cuesta no más de 40 minutos.
 
 
Un autobús gratuito circula desde la Estación de Karlsruhe hasta la Feria de Muestras cada media hora... es evidente que la población femenina que visita estos eventos es de casi el cien por cien.
  
 
Unas instalaciones modernas y accesibles para todo el mundo.

 
Dentro, en la zona comercial, una mayoría de expositores alemanes venidos de todo el país.
 
Entre mis favoritos:
 
 
Tante Ema. Me gusta desde ni me acuerdo. Sus colores vivos, sus diseños simples y alegres.
 
 
Marie Suarez... esta mujer me sorprende. 0% glamour, 100% gusto y delicadeza salidas de su corazón y sus manos.
Esos bordados y ese punto de cruz en el dichoso 1 x 1 en rojo, tan elaborados.
En la feria se podían ver algunas de sus labores en Patchwork (¡no utiliza boata!!!)

 
Cathedral Windows para aburrir.

 
Mi adorada Esther Miller, un Quilting Bee y su técnica Amish.
 

 
Algunos quilts antiguos...
 
 
 

 
  
Y otros más modernos pero conservando un estilo clásico
 
 
 
Y algunos descubrimientos, como este puesto repletito de estas cosinas que tanto me gustan.
Estilo nórdico 100% 
 
 
Ruecas e hilanderas.
 
 
Y momentos de descanso sobre la hierba...
 
 
¿Quién se anima para una próxima edición?
 
 
Bueno, por supuesto no volví con las manos vacías.
 
Os invito a pasar por la página Facebook de Entretelas y a indicar que os gusta.
Así podréis descubrir en los próximos días qué es lo pude traer de allí y cualquier otro momento de la vida cotidiana Entretelas.
 
¡Feliz fin de semana a todos!
  
(Nota: Espero que sepáis disculpar la calidad de las imágenes... la cámara de mi teléfono móvil y la que suscribe no sabemos hacerlo mejor)
 

6 comentarios:

La mujer del fotógrafo...es química dijo...

¡Me encantan esas ferias y hace siglos que no voy a ninguna! Pero lo que más me gusta es lo de hilar, que de momento es mi asignatura pendiente. Aunque ya he hecho algún intento tengo que aprender mucho aún.
Besos
Cristina

Entretelas - Las entretelas de Eva dijo...

Visto desde fuera, y sin tener ni idea de ello, parece algo precioso. Había tres o cuatro hilando y me tenían embobada.

Yolanda García de Fuentes dijo...

Te envidio mucho (sanamente), pero yo hoy tenía otro compromiso.

Beatriz dijo...

Ya sé que no tiene mucho que ver con el patchwork, pero seguro que te alegra saberlo. A mi me ha dado por ponerme a hacer punto y ya he conseguido sacar adelante algún pequeño proyecto ( aún falta para llegar a los jerseys). También me gustaría aprender ganchillo. La verdad es que todo esto es un mundo, no me extraña que te apasione.

Entretelas - Las entretelas de Eva dijo...

Estupenda noticia!!!! Disfruta de cada punto! Un besazo

El Palacio de Martín dijo...

Que feria tan bonita!!! me han encantado las imágenes, gracias por compartirlas!!!
Un besazo guapa!!!